viernes, 8 de marzo de 2019

La comisaría de papel

La comisaría de papel, era una sección de la Codorniz en donde se reseñaban las meteduras de pata de la prensa.
Hoy se echa de menos una revista como esa, donde el humor satiriza con buen talante y buen hablar todo cuanto sucede en la geografía nacional.
Se escribieron muchas leyendas sobre la Codorniz, pero algunas cosas no son leyenda y yo lo puedo atestiguar pues tengo unos cuantos números.
En uno de ellos, por ejemplo, en la portada, podián verse las caricaturas de varios ministros con unas grandes botas de pescador de río, en las agua del Turía en Valencia desbordado. El titular decía: "los ministros se ponen las botas en Valencia".
Escuchando la radio, leyendo la prensa, viendo la televisión y sobre todo las redes sociales, me encontré con que el mal hablar no es propio solo de gente con pocos estudios y de mal vivir, algunos escritores, periodistas, políticos, altos cargos de la administración, utilizan a veces un lenguaje soez y barriobajero, más propio de delincuentes y gente de mal vivir, que el que se supone han de emplear aquellos que han de dar ejemplo al pueblo.
Sería interesante volver a reeditar la cárcal y la comisaría de papel, para meter en ellas todas las salidas de tono en cuanto a lenguaje de estos insignes "maestros" que en lugar de enseñar estropean la preciosa lengua que nos ha legado el insigne Don Miguel.

miércoles, 27 de febrero de 2019

Elecciones en la granja, bienvenida a Mulaina y Bueyamin

Patodouro, Caballete, Mulaina, Bueyamin y Vakaloka
Patodour, Caballete, Mulaina, Bueyamin y Vakaloka

SABUESO.- ¡Silencio!… ¡Silencio! ¡He dicho silencio, y es silencio, ya! (Se hace silencio de repente). ¡Orden! ¡Vamos a comenzar esta asamblea! Queridos amigos todos, Nos hemos reunido en el día de hoy, previa convocatoria, para llevar a cabo…
PATOSO.- (Estornuda ruidosamente). ¡Atchís!
OVEJUNA.- ¡Salud!
PATOSO.- ¡Gracias!
PATÓN.- (También estornuda). ¡Atchís!
OVEJUELA.- ¡Salud!
PATÓN.- ¡Gracias!
OVEJOTA.- ¡Atchís!
PATODOURO.- ¡Saúde!
(A partir de aquí, todos siguen haciendo la gracia, estornudando unos, salud, y gracias...)
SABUESO.- ¡Se acabó! ¡Silencio! ¡Basta de estornudos! ¡Silencio he dicho!
GALLETA.- ¡Silencio!
(Ahora, todos se hacen eco, y van repitiendo ¡Silencio! ¡Silencio!).
PATERO.- ¡Silencio!
PATOS, OVEJAS Y GALLINAS: ¡Silencio! ¡Silencio!
(Se organiza un gran revuelo. SABUESO Se sube encima de la mesa, agita la campanilla con violencia y da un grito)
SABUESO.- ¡¡Silencio!!  (Se hace silencio de inmediato… con bastante susto por parte de todos).

SABUESO.- No voy a tolerar, ¡tolerar!, de ningún modo, ¡de ningún modo! que se vuelvan a producir alborotos, ¡alborotos! ¿Está claro? Vamos a proceder con orden, ¡con orden! y moderación, ¡moderación!

(Entran en ese momento CABALLETE, VAKALOKA, MULAINA Y BUEYAMIN.)
CABALLETE.- ¡Buenas noches a todos! Señor Presidente, ¿puedo hacer uso de la palabra?
SABUESO.- Naturalmente que puedes Caballete. Tienes la palabra, habla.
CABALLETE.- Gracias. Amigos míos, como podéis ver vengo bien acompañado. Son dos nuevos amigos, que han llegado de muy lejos, y en vuestro nombre, Vakaloka y yo, los hemos acogido, les hemos proporcionado alimento y descanso. Se trata de Mulaina y Bueyamin. (Al nombrarlos Mulaina y Bueyamin, saludan cortésmente a todos).
SABUESO.- En nombre de todos os doy la bienvenida.
OVEJOTA.- Bienvenidos.
PATOSO.- Este es vuestro hogar
OVEJUNA.- Podéis contar conmigo.
PATODOURO.- Peça-me o que queiras.
OVEJUELA.- Qué os encontréis a gusto.
PATÓN.- Nos sentimos felices de recibiros.
OVEJILLA.- Queremos ser vuestros amigos.
PATERO.- Contad con nosotros.
GANSY.- Respetuosamente os acogemos.
ASNOLFO.- Ya sois de los nuestros.
GALINDO.- Platicaremos amigos.
GORRINA – Daremos un baile de bienvenida.
MULAINA.- Sois muy atentos amigos.
BUEYAMIN.- Nos sentimos muy a gusto entre vosotros.
OVEJOTA.- ¿Estáis muy cansados?
PATOSO.- ¿Venís de muy lejos?
OVEJUNA.- ¿Habéis visto cosas lindas?
PATODOURO.- ¿custou muito a viagem?
OVEJUELA.- ¿Os habéis divertido?
PATERO.- ¿Habéis conocido muchos lugares?
OVEJILLA.- ¿Habéis comido ya?
PATÓN.- ¿Habéis tenido algún problema?
(Todos preguntan, quieren saber, MULAINA Y CABALLETE, quieren contestar a todos y se monta un barullo).
SABUESO.- Amigos, queridos amigos, por favor, por favor, no agobiéis a nuestros amigos. Todos sois muy amables, y ellos ya lo saben, pero además de ser amables no seáis también cotillas y marujones. Es bueno atender a los huéspedes, pero no por ello desatender nuestras obligaciones. Así, que, por favor, tomad asiento todos, en orden. Mulaina y Bueyamin ya son de los nuestros y se sientan entre nosotros. Y ahora…
VAKALOKA.- ¡Sr. Presidente!
SABUESO.- ¿Qué ocurre ahora Vakaloka?
VAKALOKA.- Quisiera hacer una proposición.
SABUESO.- Ahora no, ahora no, aún es pronto, no hemos empezado, y si no hemos empezado, no podemos continuar, y si no continuamos, no podemos tener ni proposiciones ni podemos tener nada de anda. ¿Lo entiendes? ¿Lo entendéis? ¿Queréis no interrumpir más, por favor?
VAKALOKA.- Vale, vale, Sabueso. Tú llevas el control, de acuerdo, pero me gustaría que se tome nota, de que quiero hacer una proposición, y de que en cuanto lo veas posible y dispongas que ya se puedan hacer propuestas, no te olvides, yo quiero hacer una, nada más, y que conste que yo quiero hacerla. 
SABUESO.- Está bien, está bien, lo tendré en cuenta. ¿Estás tranquila ya? ¿Puedo continuar?
VAKALOKA.- Puedes, pero que conste, que yo…
SABUESO.- Consta, consta, si, quieres hacer una proposición, no te preocupes. Y ahora, prosigo. Todos sabéis, que tenemos elecciones.
TODOS.- ¡Lo sabemos!
SABUESO.- Sabéis que tenemos el deber, el sagrado deber, de colaborar para, entre todos, elegir un nuevo jefe, un jefe que será nuestro guía y conductor, durante treces lunas.
TODOS.- ¡Lo sabemos!
SABUESO.- Sabéis que nos hemos reunido para eso.
TODOS.- ¡Lo sabemos!
SABUESO.- Sabéis, que en este momento, cualquiera de vosotros puede proponer a alguien para jefe, y ese alguien propuesto, puede hacer uso de la palabra, para decirnos si acepta ser nuestro jefe, en caso de salir elegido y como llevaría a cabo su labor de jefe.
TODOS.- ¡Lo sabemos!
SABUESO.- Bien, pues como sabéis todo eso, y más, ahora vamos a proceder a la elección de secretarios para que se pueda levantar acta de todo cuanto aquí ocurra y se diga. ¿Alguna propuesta?
VAKALOKA.- ¡Yo, yo!
SABUESO.- Puedes hablar Vakaloka. Tu momento ha llegado.
VAKALOKA.- Yo propongo, que como hemos aceptado y acogido a Mulaina y Bueyamin entre nosotros, y como entra dentro de lo posible, que ellos decidan formar parte de nuestra comunidad, y como se les ha invitado a participar en estas elecciones, pues que también puedan contribuir en ellas con su voto.
ASNOLFO.- Si, si, naturalmente, que voten.
Caballete y Mulaina
CABALLETE.- Claro, que voten.
TODOS.- ¡Qué voten! ¡Qué voten! ¡Qué voten!
SABUESO.- De acuerdo, de acuerdo. Es una buena propuesta Vakaloka. ¿Qué os parece?
TODOS.- Nos parece bien, que voten.
SABUESO.- Aprobada la propuesta por mayoría. Mulaina, Bueyamin, ya formáis parte con pleno derecho de nuestra comunidad. Tenéis voz y voto. Y como tenéis voz podéis hacer uso de ella ahora mismo, si queréis decirnos algo.
MULAINA.- Solo podemos decir: Gracias, gracias amigos, gracias por vuestra acogida, por vuestra ternura, por vuestro cariño. Nunca olvidaremos lo bien que os portáis con nosotros. No sé si sabremos hacerlo bien, pero intentaremos ayudaros en todo lo que podamos.
BUEYAMIN.- Amigos, solo dos palabras, permitid que os diga algo: Vuestra paja es excelente, vuestro pesebre es excelente. Vuestra granja es excelente. ¡Qué lugar tan acogedor es este! Y vosotros, vosotros sois formidables. ¿Qué más puede pedir uno en la vida? Un hogar y una familia, eso sois vosotros, desde ahora, para mí.
OVEJOTA.- ¡Bravo!
PATOSO.- ¡Bien!
OVEJUNA.- Tres hurras por nuestros nuevos amigos. ¡Hip, hip!
TODOS.- ¡Hurra!
OVEJUNA.- ¡Hip, hip!
TODOS.- ¡Hurra!
OVEJUNA.- ¡Hip, hip!
TODOS.- ¡Hurra!

miércoles, 20 de febrero de 2019

Elecciones en la Granja

ELECCIONES EN LA GRANJA


Personajes:

1.     Mulaina             Una mula fina
2.     Bueyamín          El Buey gentil                                 
3.     Caballete           El caballo inteligente                      
4.     Vakaloka           La vaca un poco mala, un poco loca
5.     Gallardo            El gallo dulce y tierno                       
6.     Sabueso            El perro, tranquilo y con seso.         
7.     Galindo              El gatito lindo                                   
8.     Gansy                La gansa, tierna y elegante             
9.     Asnolfo              El burro sabio.                                 
10. Gorrina              La cerdita bailarina                          
11. Ovejota              La gran oveja torpe y grandota       
12. Ovejuna             La oveja linda como ninguna.         
13. Ovejuela            La oveja pilluela                              
14. Ovejilla              La oveja lista como una ardilla        
15. Gallalena           La gallina más rellena                     
16. Galleta               La gallina más inquieta                   
17. Patoso               El pato feliz                                     
18. Patodouro         O pato cheio de ouro                      
19. Patón                 El pato que piensa un montón       
20. Patero               El pato guerrero                              

CUADRO PRIMERO

(La escena está vacía, el decorado, pues algo muy sencillo que nos sugiera que estamos en una granja. Entran por la derecha CABALLETE, MULAINA, VAKALOKA y BUEYAMIN).
CABALLETE.- Por aquí, por aquí amigos. Este es nuestro hogar, y nos sentimos muy complacidos de teneros como huéspedes.
MULAINA.- Qué amable.

CABALLETE.- Es lo menos que podemos hacer con unos viajeros.
MULAINA.- Hace mucho tiempo que hemos emprendido nuestro viaje.
CABALETE.- Se os ve cansados. Aquí podréis descansar amigos.
MULAINA.- ¡Qué agradable parece este sitio!
VAKALOKA.- No está mal. Podría estar mejor, pero no está mal. Aunque, es posible que pronto cambien las cosas por aquí.
BUEYAMIN.- ¿Cambiar?, ¿Qué va a cambiar?
CABALLETE.- Vakaloka, no creo que este sea el momento más apropiado.
MULAINA.- ¿Qué ocurre?
CABALLETE.- ¿Estaréis muy cansados, no?
BUEYAMIN.- Bastante, bastante cansados.
MULAINA.- Si, venimos de muy lejos.
BUEYAMIN.- Hace mucho tiempo, que emprendimos el camino.
VAKALOKA.- ¿Y de dónde venís?
CABALLETE.- Vakaloka, no es momento de preguntas. Seguidme por favor. Es por aquí.
BUEYAMIN.- Gracias amigo.
MULAINA.- Sois muy generosos.
BUEYAMIN.- Muy amables.
VAKALOKA.- ¿Sí?, ¿De verdad?
CABALLETE.- ¿Tenéis hambre?
BUEYAMIN.- Si, si, claro que tenemos hambre. Llevamos muchas horas sin echarnos una brizna de hierba a la boca.
MULAINA.- ¿A qué te referías cuando hablaste de cambios?
VAKALOKA.- Mira, es que vamos a tener elecciones.
BUEYAMIN.- ¿Elecciones?
CABALLETE.- Sí. Estamos de elecciones. En nuestra comunidad, cada 13 lunas elegimos jefe.
VAKALOKA.- Hoy se presentarán los candidatos.
BUEYAMIN.- Eso suena divertido.
VAKALOKA.- Si, habrá un buen jaleo. Podéis asistir.
BUEYAMIN.- ¿Nosotros?
MULAINA.- No conocemos a nadie.
BUEYAMIN.- Somos forasteros.
CABALLETE.- No, no, nadie es forastero en nuestra granja.
VAKALOKA.- Así que no perdáis más tiempo si queréis volver a tiempo, si pensáis quedaros también podréis votar.
MULAINA.- ¿Votar?, si no conocemos a nadie
VAKALOKA.- Me conocéis a mí. Imaginaros que alguien me presenta como candidata, je, je..
BUEYAMIN.- ¿Tu, una candidata?
CABALLETE.- Seguidme.
(VAKALOKA y Bueyamín, quedan rezagados)
BUEYAMIN.- ¿De verdad vas a ser una candidata?
VAKALOKA.- Pues claro. ¿Me vas a votar?
BUEYAMIN.- Tu nombre es Vakaloka, ¿verdad?
VAKALOKA.- Sí.
BUEYAMIN.- Qué nombre tan bonito.
VAKALOKA.- ¿Te gusta?

BUEYAMIN.- Sí, mucho, pero.
VAKALOKA.- Pero que.
BUEYAMIN.- Pero no tanto como tus ojos.
VAKALOKA.- ¿Ah, sí? Entonces, ¿me votarás?
BUEYAMIN.- ¡Ay, Vakaloka, Vakaloka! ¡Qué zalamera! ¡Si me lo pides con esos ojitos, mirándome tan tiernamente!
VAKALOKA.- ¿Me votarás?
BUEYAMIN.- Y si lo hago, ¿qué harás?
VAKALOKA.- Si me votas lo sabrás.
BUEYAMIN.- Eso es trampa Vakaloka.
VAKALOKA.- Ja, ja, sin trampas no se puede ganar.
(Salen todos. Nada más quedarse la escena vacía, suena la música, y al son de ella, salen bailando el resto de los personajes. Traen sillas suficientes para todos, y las van colocando en dos grupos laterales, de forma que queden sentados, cuando llegue el momento, a ambos lados de la mesa central para la presidencia, donde pueden situarse uno o dos micros.)

Canción: Las Elecciones


Son las elecciones,
Son las elecciones,
Hemos de instalar,
Hemos de ordenar,
Sillas, mesa, urnas,
Todo lo que urja.
Si quieres votar,
hay que trabajar.

Una silla  aquí,
Una mesa allá,
Lápiz y papel
Para apuntar.
Un micro muy grande
Para aquel que hable
Y para que el presi
Pueda moderar.

Habrá que barrer,
Habrá que ordenar.
Habrá que apurar,
Habrá que correr,
Muy rápidamente
Diligentemente.
Hay que comenzar,
Ya sin demorar.

Es muy importante,
Tener gobernante,
Alguien que nos mande,
Y nos salvaguarde.,
Pero mientras tanto,,
Al son de este canto,
Alguien que nos mande,
Vamos a bailar,,
Hay que disfrutar.


(Y se ponen todos a bailar alegremente, luego de haber colocado las sillas y la mesa para la presidencia, terminando con una gran algarabía. Finalmente SABUESO, se pone tras la mesa, y tomando la campanilla la agita, hasta que se va haciendo silencio. )
-

martes, 26 de abril de 2011

La despedida

Cuando Patito se acercó, Ardilla estaba arriba en el árbol, oculta entre las hojas. Desde allí le habló.
Ardilla.- ¡Patito!
Patito.- ¿Donde estas, que no te veo?
Ardilla.- Estoy aquí entre las ramas. No quiero que me veas.
Patito.- No comprendo. ¿Por qué no quieres que te vea?
Ardilla:- Me voy.
Patito.- ¿Cómo que te vas?
Ardilla.- Si, Patito, me voy para siempre. Y quiero decirte algo antes de irme.
Patito.- ¡Qué te vas para siempre! ¡Qué triste es lo que me dices!
Ardilla.- Si, lo se. Para mi tampoco es fácil. Por favor te pido que me escuches y que luego dejes que me vaya.
Patito.- Te escucho.
Ardilla.- Patito, yo me enamoré de ti. Soñé que podría estar toda la vida a tu lado, compartiendo esos maravillosos momentos en los que estamos juntos. Ahora me he dado cuenta, que no es posible. ¡Somos tan diferentes! Yo soy una ardilla, inquieta, un día aquí, otro allá. No puedo estarme quieta ni un momento. Tu eres tranqulo, reposado. Quiero decir que a tu lado, he pasado los mejores momentos de mi vida. Nunca había sido mejor la vida hasta que estuve a tu lado. Ahora debo seguir mi camino y tu el tuyo. ¡Somos tan diferentes! Esperamos de la vida, cosas tan distintas. Adiós, adiós para siempre.
Patito:- Te vas así, sin mas. Sin que yo te diga nada.
Ardilla.- Ya todo está dicho entre nosotros. Ahora borraré todo rastro entre los dos, para que duela menos.
Patito.- Te equivocas. Si borras todo rastro entre nosotros, el recuerdo será más doloroso cada día.
Pero Ardilla, ya se había ido. Es posible que no le oyera y se fue borrando el rastro entre ellos.
Patito, se sentó en el suelo, y así estuvo horas y horas, sin hacer nada. Ni siquiera le apetecía nadar en las aguas del estanque que le miraban con guiños brillantes. Pasó el día, llegó la noche y Patito, seguía allí, sin moverse. Y pasó otro día entero y Patito, permanecía, allí sentado, sin esperanza...

sábado, 29 de agosto de 2009

De regreso

Patito está tumbado sobre la hierba mirando el cielo, ni le apetece nadar en el estanque, está sin hacer nada pancita para arriba y en eso llega gritando como una loca Ardilla.
Ardilla.- ¡Patito Patito!
Y Patito del susto sale disparado y se zambulle en el agua.
Ardilla.- Patito, soy yo, he vuelto.
Patito asoma su cabeza brillando con las gotas de agua
Patito.- Caramba, estoy soñando. Que lindo, sueño con Ardilla, la veo, como si estuviera aqui mismo
Ardilla.- Patito, que no es un sueño, que soy yo de verdad.
Patito.- No, no, eres un sueño.
Ardilla.- No soy un sueño, soy real. ¿Quieres que pellizque?
Patito.- No, no, eso duele.
Ardilla.- entonces sal del agua y te doy abrazo.
Patito sale del agua y se dan un gran abrazo.
Patito.- ¡Es verdad, has vuelto!
Y Patito da una voltereta en el aire. Ardilla está tan emocionada que llora y rie al mismo tiempo.
Patito.- ¿Sabes? Me gustas más que una mazorca.
Ardilla.- Y tu a mi, más que una avellana.
Patito le da un ala a Ardilla, y así, juntos, sentados a la orilla del estanque ven como se oculta el sol.

viernes, 21 de agosto de 2009

Despedida

Ardilla llama ugentemente a Patito.

Ardilla.- Patito, tengo que decirte algo importante.
Patito.- Caramba Ardilla, te has puesto muy seria.
Ardilla.- Es que es muy serio lo que tengo que decirte.
Patito.- Está bien, pongo toda mi atención. Dime.
Ardilla.- Ante todo quiero que sepas que estuve muy a gusto contigo todo este tiempo.
Patito.- Yo tambien lo estuve contigo, has sido una compañía excelente.
Ardilla.- Por eso mismo, me duele más lo que tengo que decirte.
Patito.- Caramba, me estoy poniendo muy nervioso.
Ardilla.- Lo que tengo que decirte Patito es... que me voy.

Ardilla no puede seguir, parece muy emocionada.

Patito.- ¿Qué te vas? ¿Cómo que te vas?
Ardilla.- Me voy Patito, no me lo hagas más dificil, dame un abrazo.

Ardilla y Patito se abrazan. Luego, Ardilla se va corriendo y Patito la sigue con la mirada, desolado.

domingo, 8 de febrero de 2009

Diálogos en camino - DIA III

Patito y Ardilla salen de su refugio en el árbol. Ya no llueve. Unas nubes blancas dibujan preciosas figuras en el cielo azul. El sol lanza sus rayos a través de las nubes arrancando chispitas de las hojas de los árboles.


Patito.- ¡Que linda estás ardilla! Alimentada y seca, se te ve reluciente despues de la mojadura. Yo tengo muchas ganas de caminar .
Ardilla.- Todavia debo desperezarme un rato antes de emprender la marcha, Patito. Es un lindo día y parece que hoy no tendremos lluvia.
Patito.- Bueno, ya se que no te gusta mucho la lluvia, pero a mi el agua, ¿que quieres?, me encanta.
Ardilla.- Cierto, cierto, los patitos viven en el agua.
Patito.- Es verdad, en tierra firme soy mas torpe.
Ardilla.- Yo creo que lo haces muy bien, así que sigamos caminando y conversando.
Patito.- Te gusta mucho hablar, ¿eh? Comer y hablar lo que más.
Ardilla.- No menciones la palabra comida que se me abre el apetito.
Patito.- Pues ahora vamos a caminar un ratito sin comer; con la charla tan animada que tenemos siempre te olvidas de la tripa.
Ardilla.- Anda, dale, conversemos más sobre la Fundación Lusekelo-Alegría y de nuestros planes para ayudarlos.
Patito.- Te noto muy interesada con el tema Ardi. Eso habla mucho de tu buen corazón. ¿Que te preocupa?
Ardilla.- Me preocupa que las madres tengan suficente comida para sus hijos y así crezcan sanos y fuertes. Sonreirán con más ganas, ¿no crees?
Patito.- Así es. Desgraciadamente son muy pocos los que se preocupan de tantos hambrientos
Ardilla.- ¿No crees que puede ser por desconocimiento? Por eso te decía de iniciar una campaña, así más personas se enteran y colaboran.
Patito.- ¿Sabes? Creo que las dos cosas son importantes: colaborar e informar. Luego que cada uno haga como decida.
Ardilla.- Si, estamos de acuerdo. Entonces ¿por dónde empezamos?
Patito.- Vamos a ver. El cauce es la Fundación Lusekelo. De lo que se trata es saber como se puede colaborar.
Ardilla.- Claro, así nos sumamos al grupo que ya está haciendo algo por la gente de Kasempa. ¿Será que tú sabes?
Patito.- Yo me entero de todo, Ardi. Los patos, como podemos volar, nos entereramos de muchas cosas. Mira, en la Fundación siempre están con actividades culturales, con ese doble objetivo, informar y obtener fondos. Ahora están precisamente con una función de teatro.
Ardilla.- ¿Una función de teatro? Eso suena divertido. ¿Podremos ir a verla? ¿De que se trata?
Patito.- Ya sabía yo que te iba a gustar. Es teatro para niños y la obra se titula "Blanconieves y las 7 Anitas".
Ardilla.- ¿Dónde, dónde?
Patito.- En la ciudad de Vigo, el viernes, 13 de febrero, a las 20,00 horas, en el Cine Salesianos de la calle Venezuela.
Ardilla.- Oye, oye, ese título me suena...
Patito.- ¿Qué te suena? Ya se, tu estás pensando en "Blancanieves y los Siete Enanitos", pero fijate que este es "Blanconieves y las 7 Anitas" ¿ves la diferencia?
Ardilla.- Pues si, tienes razón es diferente y es parecido. Cuentame algo de la obra, así le podré contar a mis amigos y animarlos a verla.
Patito.- Mira, aquí hay un chico, donde era una chica y en lugar de enanitos, hay Anitas. Te cuento: esta obrita de teatro, la escribió Jesús, a quien tu y yo conocemos tan bien. Es la historia de Rodolfo, un príncipe que habla en verso, a quien su primo Estanislao quiere quitar del medio para casarse con Violeta, una princesa que conoció a Rodolfo cuando eran niños. No es que Estanislao desee la muerte de Rodolfo, no, no. No es tan malo. Solo quiere quitarlo de la circulación durante un tiempo. Bueno, de resultas de las intrigas de Estanislado, Rodolfo acaba perdiendo la memoria y se queda en casa de las Anitas, que son siete hermanas que viven en el bosque, porque allí lo llevaron los gnomos. Las Anitas lo acogen como un hermano y él hace las tareas del hogar. ¿Te das cuenta? Un principe haciendo la colada, barriendo y cocinando. Eso si es una revolución y no un fórmula 1.
Ardilla.- ¿Y viven en el bosque? ¿Y no hay ardillas en el cuento?
Patito.- En este cuento no; es que las ardillas sois tan tímidas. Yo es la primera vez que hablo con una y mira que llevo tiempo queriendo hablar con alguna, porque os veo tan lindas y graciosas; pero en cuanto me acerco os echais a correr como... como... como una ardilla.
Ardilla.- ¡Ay patito, que gracioso eres! ¡Pues claro que corremos como ardillas! ¡Imagínate, si corremos como patitos, nos cazan enseguida!
Patito.- Si, Ardi, pero es que nosotros no corremos, volamos. Bueno, pues ya no te digo más de la obra, aunque te aseguro que tiene una sorpresa muy bonita al final.
Ardilla.- ¿Una sorpresa? ¡Con lo que me gustan a mis las sorpresas!
Patito.- Se pide un donativo de 5 euros a los mayores y 3 a los niños.
Ardilla.- ¿Y será que podemos ir a ver la obra? ¡Me encantaría ir!
Patito.- Por supuesto. Ten la seguridad que el viernes, 13 de febrero, a las 20:00, estaremos en Vigo.
Ardilla.- ¿Tu crees que caminando llegaremos a tiempo al teatro?
Patito.- Pues claro, Ardi, llegaremos a todas partes; Te informo, además, que en el hall del cine te dan toda la información que desees sobre la fundación y te facilitan un formulario para colaborar económicamente. También puedes comprar chubasqueros, camisetas, boligrafos que hacen pompas, lápices con vaquita o jirafa y hasta un libro de cuentos.
Ardilla.- ¿Un libro de cuentos?
Patito.- Si, un libro con un cuento kaonde que publicó la Fundación.
Ardilla.- ¿Kaonde? Que palabra más extraña!
Patito.- Kaonde es la lengua nativa que hablan en Kasempa, una lengua muy linda. Yo se alguna palabra. Te voy a decir una muy sonora: bangabanga
Ardilla.- ¡Bangabanga! ¡Qué gracioso! ¿Y que quiere decir?
Patito.- Estrella.
Ardilla.- ¡Qué lindo! Patito, contigo si se aprenden cosas nuevas.
Patito.- ¿Y sabes cómo se dice mamá en kaonde?
Ardilla.- ¿Cómo, cómo?
Patito.- Mama. ¿Te das cuenta? ¡Igual que nosotros! Y para decir madre le añaden un prefijo y ya esta: bamama
Ardilla.- Que facil se ve.
Patito.- Papá es tata; para decir Padre Dios, dicen Batata.
Ardilla.- Me gusta el kaonde.
Patito.- ¿Sabes Ardi?, da gusto contarte cosas.
Ardilla.- Entonces Lusekelo tambien es una palabra kaonde?
Patito.- Justo. Eres lista como una ardilla. Lusekelo significa alegría.
Ardilla.- ¡Ay patito! Me divierto mucho contigo y me encanta que me cuentes cosas, aprendo tanto.
Patito.- Pues a mi me entusiasma contarte las cosas. Me miras con esos ojitos de almendra garrapiñada, y ya solo por eso, merece la pena darle al pico.
Ardilla.- Mira patito, te propongo algo. Alli hay un lindo sitio para descansar, mientras tu te bañas en el rio, yo buscaré unos piñones para comer, ¿te parece?
Patito.- Me parece Ardi, pero antes dejame decirte algo.
Ardilla.- Soy toda oídos, Patito.
Patito.- Lo que quiero decirte es que eres una linda ardilla, con un corazón de oro, que siempre te preocupas de los que menos tienen y hasta te olvidas de comer por ellos, por eso y porque me apetece, quiero darte un premio.
Ardilla.- ¡Yupi! ¡Un premio! ¿Qué será esta vez patito?
Patito.- Mi premio es un abrazo de patito, con plumas de seda y besitos de agua cristalina.
Ardilla.- Eso suena delicioso, Patito. Tus palabras son tan dulces y soleadas, es tan fácil caminar a tu lado escuchándote, el tiempo se desliza tan ligero y atractivo.
Patito.- Y tú eres... tú eres una bangabanga.
Ardilla.- ¡Llena de Lusekelo!
Patito.- Rebosante.


Y dicho esto se tiró al agua haciendo la bomba e infinidad de gotas diminutas salpicaron a la ardilla que las sintió como besos de patito.