jueves, 6 de junio de 2019

Hice un viaje en bus de varias horas y estuvo lleno de incidentes llegando con horas de retraso a destino. El buen humor reinaba en el ambiente y así cada suceso resultaba gracioso. Tomarse las cosas con buen humor es el mejor talante para vivir. Buen día beso y abrazo.

domingo, 2 de junio de 2019

Comí por primera vez una cereza del cerezo que hace un montón de años planté. Las cerezas se las comían los pajaritos. ¿Habrán aprendido que compartir es más sabroso? Compartir la vida es lo que le da sustancia. Buen día beso y abrazo.



sábado, 1 de junio de 2019

En un paseo por la costa pude contemplar las playas, los diferentes colores del agua acariciando la arena y las rocas bajo un hermoso manto azul. La naturaleza está tan llena de vida y belleza que no puedo dejar de sentirme afortunado por vivir y sentir la vida. Buen día beso y abrazo

viernes, 31 de mayo de 2019

En la piscina hay una señora con graves problemas de gordura. Ella siempre sonríe y tiene buen humor. Para mí es un ejemplo excelente de como no dejar que los problemas amordacen tú sonrisa o encadenen tus ganas de vivir. Buen día beso y abrazo.

jueves, 30 de mayo de 2019

La bondad

Lo primero que debemos hacer para poder entender a la perfección el significado del término bondad es que llevemos a cabo el establecimiento de su origen etimológico y este debemos subrayar que se encuentra en el latín. Así, más exactamente podemos ver que emana del vocablo bonitas que es fruto de la suma del término bonus, que se puede traducir como “bueno”, y del sufijo –tat que equivale a “cualidad”.


Bondad es la calidad de lo bueno, un adjetivo que hace referencia a lo útil, agradable, apetecible, gustoso o divertido. Una persona con bondad, por lo tanto, tiene una inclinación natural a hacer el bien.
En este sentido se considera que una persona tiene la cualidad de la bondad cuando siempre se mantiene dispuesta a ayudar a quien lo necesita, cuando se muestra compasiva con las personas que se encuentran sufriendo por distintas circunstancias y también cuando mantiene una actitud amable y generosa hacia los demás.
De esta manera, también podemos exponer que quien carece de bondad es aquel que es mezquino, egoísta, ve al resto de personas como enemigos, es desconfiado, rencoroso, insensible y se decanta más por el odio que por fomentar la amistad.
La filosofía entiende al bien como el valor que se le otorga a la acción de una persona. El bien fomenta lo deseable a partir de la empatía (la capacidad de sentir lo que otro individuo puede sentir).
El concepto de bien es tautológico, ya que algo bueno es lo que está bien. Por eso su definición resulta redundante. La bondad es la capacidad para hacer o reflejar el bien. Por ejemplo: “Gracias a la bondad de Isabel, los niños tienen ropa nueva”“Las bondades de este producto son muchas”.
Cabe destacar que el bien necesita a su opuesto, el mal, para ser apreciado. De esta forma, si donar la ropa que ya no utilizamos está bien, es porque está mal tirar ropa cuando alguien no tiene con qué vestirse.
A lo largo de la historia, podría decirse que algunas personas lograron personificar a la bondad. Ese es el caso de la Madre Teresa de Calcuta, quien obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1979 y fue beatificada por el Papa Juan Pablo II en 2003 gracias a sus acciones a favor de los pobres en la India.
Además de estos dos personajes históricos tampoco podemos pasar por alto a otros que igualmente se pueden catalogar como bondadosos. Este sería el caso, por ejemplo, de Mahatma Gandhi que fue un pensador y un político indio que realizó todo tipo de acciones y manifestaciones pacíficas con el claro objetivo de conseguir una sociedad más justa e igualitaria en su país, el desarrollo de las zonas rurales y una absoluta tolerancia entre las distintas creencias e ideas.
Martin Luther King, San Francisco de Asís o el Dalai Lama son otros de los personajes históricos que se han caracterizado por su bondad.
La noción de bondad, por otra parte, también permite establecer una fórmula de cortesía para referirse a la amabilidad de una persona respecto a otra: “Si tiene usted la bondad de acercarse, podré mostrarle los papeles”.
Autores: Julián Perez Porto y María Merino.

Un pan debajo del brazo

"Los niños vienen con un pan bajo el brazo"

Cuántas veces hemos escuchado esa frase. Sin habernos parado a pensar en su significado, la teníamos ahí, implícita, como parte de nuestra cultura refranero popular.

Se suele asociar a felicidad, a dinero, a trabajo, a suerte, y a muchas otras cosas.

Pero… ¿Sabemos el verdadero origen de esa frase?


Cada vez que una familia tiene un hijo pequeño, es una gran alegría, un motivo de felicidad para todos y desde siempre, cuando ha venido asociado a ésta frase, ha sido un signo de bonanza, de salud, de relevo generacional, y de ideas relacionadas con el cariño, el vínculo paterno-filial además de buenas noticias, incluso en el tema económico.

A pesar de que vengan más gastos a la familia, el hecho de que nazca un nuevo ser humano que será parte fundamental de la familia y que unirá mucho más los vínculos de sus componentes, es más importante que dichos gastos materiales.

Pero el verdadero origen de ésta frase viene de muy atrás, cuando los conceptos "trabajo" y"educación" tal y como los conocemos ahora no existían.

El trabajo que había era desempeñado por todos los miembros de la familia, y normalmente eran o trabajos para autoabastecerse, o trabajos muy rutinarios en los que cuanto más trabajaras, más recursos, cualquiera que fuese la forma de contraprestación de dicho trabajo, pudieras llevar a tu casa.

De ahí el origen. Cuando un hijo nacía, se incorporaba otro miembro a la familia, y como no existían las escuelas, en cuanto tuviese la edad para poder desempeñar un trabajo, el niño saldría directamente a ayudar a los demás miembros a traer recursos a casa, tenía que trabajar para la familia y así ésta dispondría de más posibilidades para, entre otras cosas, pan.

autor: el mercado de la incertidumbre.
Estaba sentado en el salón de casa escribiendo. Llamaron a la puerta y salí afuera. Entonces me envolvió una ola de calor. Si me aíslo no percibo la realidad. Hay que salir y empaparse de calor o de lluvia, hay que empaparse de vida. Buen día, beso y abrazo.